¿Habías oído hablar alguna vez de Ikebana? Ikebana es una palabra japonesa que quiere decir “Flor viviente” y es el nombre utilizado para denominar el delicado arte japonés del arreglo floral.

En YŪGA somos expertos en arte floral japonés Ikebana, práctica también conocida como Kado o “el camino de las flores”. Se trata de una técnica para trabajar los arreglos florales, pero con la elegancia y la delicadeza de la cultura japonesa. Crear arreglos florales elaborados mediante la técnica Ikebana es un placer para los sentidos, tanto para los nuestros como para los de nuestros clientes.

Ikebana, un poquito de historia

La tradición japonesa de los arreglos florales nació alrededor del S.VII d.C. Desde el principio, los creadores de esta técnica utilizaron el arte Ikebana como un medio para expresar emociones. Esta técnica se volvió parte de la cultura japonesa a través de los monjes budistas que la utilizaban como elemento canalizador de sentimientos. De hecho, hay muchos aspectos filosóficos de esta tradición que provienen de la religión budista, por ejemplo, creen que cada arreglo debe construirse pacientemente, convirtiéndose en un acto meditativo que ayuda a que nos conectemos con la naturaleza.

El arte Ikebana alcanzó su máximo apogeo en el S.XVI pasando por diferentes etapas y actualmente ha vuelto con más fuerza que nunca con creaciones con grandes dosis de creatividad como las que podéis disfrutar en nuestra tienda on-line.

En qué consiste la técnica Ikebana

Podríamos definir el arte Ikebana simplemente como una técnica diferente a la oriental para realizar arreglos florales. Pero desde YŪGA pensamos que es algo más. Lo concebimos como un verdadero arte que nace desde el respeto a la naturaleza muy arraigado a la cultura japonesa como otras tradiciones, como pueden ser la ceremonia del té, la caligrafía o la poesía haiku, pero también va mucho más allá. Es una forma de entender la comunicación con los elementos naturales y con nosotros mismos, basada en el respeto, en la delicadeza y en el gusto por el detalle. También se utiliza como método de meditación al estar conectado con el paso de las estaciones y los ciclos de la vida.

Si hablamos solo de estética, se trata de una composición con motivos decorativos compuesta de flores, ramas, hojas, frutos y semillas. Todos los elementos son importantes en todas las composiciones de Ikebana y cada uno de ellos tiene su función.

Aunque el arte ikebana es una técnica principalmente creativa tiene algunas reglas que rigen su elaboración:

  • La regla principal es que los elementos que se utilizan, como pueden ser ramas, hojas, hierbas o flores, deben ser de origen orgánico.
  • Otra regla importante es el gusto por el minimalismo. En el caso del Ikebana menos es más. Cada elemento se coloca en el lugar ideal y tiene su propio papel dentro de cada composición.
  • La estructura básica en un arreglo floral japonés se basa en un triángulo escaleno definido por tres puntos principales que suelen ser ramas para simbolizar el cielo, la tierra y el hombre (o el sol, la luna y la tierra).
  • Le dan gran importancia al contenedor de la creación que suele ser, generalmente, de cerámica.

Diferentes estilos de Ikebana

En función de la disposición y del elemento contenedor la técnica Ikebana se puede dividir en diferentes estilos. Aquí os mostramos algunos de los más conocidos:

  • Estilo formal:

En este caso, se utiliza un alambre para construir paisajes escénicos y elegantes. Consiste en hacer 9 líneas básicas denominadas yakueda que reflejan el carácter de las plantas. Es una composición sencilla pero especialmente atractiva.

  • Estilo Moriba:

    Los arreglos de este estilo se suelen disponer en un elemento plano para destacar su belleza natural. En el estilo Moriba es importante colocar los elementos de manera que dé la impresión de volumen y tridimensionalidad.

  • Estilo Nageire:

    Nageire significa en japonés “introducir”, y para ello, se utilizan jarrones altos de poco diámetro y así acentuar el camino natural de las diferentes plantas.

  • Estilo Rikka:

    Se centra en la forma vertical para reproducir la belleza de un paisaje natural. Se puede dividir a su vez, en dos estilos: el Rikka Shofutai, más tradicional, y el Rikka Shimputai, de inspiración contemporánea.

 

La visión más espiritual del Ikebana

Como ya os hemos comentado, el aspecto espiritual de Ikebana es muy importante tanto para los que crean arreglos florales mediante esta técnica, como para quienes disfrutan de su belleza en su hogar. A la hora de elaborarlos, el silencio es una necesidad. Es momento de disfrutar de la belleza de cada uno de los elementos y de conectarse con nuestro yo más profundo para dar a luz creaciones realmente sorprendentes.

 

En YŪGA disfrutamos profundamente con la elaboración de todos y cada uno de nuestros arreglos Ikebana. En todos ellos, hay mucho más que una disposición de flores, ramas y hojas de forma elegante y armoniosa, hay una verdadera comunicación con la naturaleza que traspasa lo físico y que refleja nuestro amor por el arte floral.

¿Conocías el arte floral Ikebana? Esperamos que te hayas sentido tan atraído por esta técnica japonesa de arreglo floral como nosotros y te invitamos a que nos sigas para que descubras nuestras increíbles creaciones.

Cuéntame tus dudas por WhatsApp